El Código Nacional de Policía y Convivencia, que fue expedido por la Ley 1801 del 29 de julio de 2016, y que empezó a regir a partir del 30 de enero de 2017, es una herramienta para resolver conflictos que afectan la convivencia de los ciudadanos. En consecuencia, evita que las conductas ciudadanas y sus respectivas consecuencias lleguen a ser problemas de carácter penal o judicial.

En ese sentido, desde el 1 de agosto de 2017 se han impuesto las respectivas sanciones y multas a causa de su incumplimiento, por eso es fundamental que las empresas y la ciudadanía en general reconozcan las obligaciones y prohibiciones orientadas a proteger, en especial, el medio ambiente.

Estas se encuentran reglamentadas en el Título IX denominado “Del Ambiente”, específicamente en los artículos 100, 101 y 102, donde se describen las responsabilidades con los recursos hídricos, con la fauna, la flora y con el aire.

Infracciones ambientales

Así pues, dentro del código de convivencia se consideran infracciones ambientales las siguientes conductas:

Infracciones que afectan el agua:

  • Arrojar sustancias contaminantes, residuos o desechos a los cuerpos de agua.
  • Deteriorar, dañar o alterar los cuerpos de agua, zonas de ronda hídrica y zonas de manejo y preservación ambiental en cualquier forma.
  • Captar agua de las fuentes hídricas sin la autorización de la autoridad ambiental.
  • Lavar bienes muebles en el espacio público, vía pública, ríos, canales y quebradas.

Infracciones que afectan la flora y la fauna silvestre:

  • Colectar, aprovechar, mantener, tener, transportar, introducir, comercializar o poseer especies de fauna silvestre (viva o muerta) o sus partes sin la respectiva autorización ambiental.
  • Aprovechar, recolectar, almacenar, extraer, introducir, mantener, quemar, talar, transportar o comercializar especies de flora silvestre, así como sus productos o subproductos, sin la respectiva autorización de la autoridad competente.
  • Movilizar maderas sin el respectivo salvoconducto único de movilización o guía de movilización.
  • Talar, procesar, aprovechar, transportar, transformar, comercializar o distribuir especies o subproductos de flora silvestre de los parques nacionales o regionales naturales, salvo lo dispuesto para las comunidades en el respectivo instrumento de planificación del parque.
  • Cazar o pescar de manera industrial sin permiso de la autoridad competente.
  • Contaminar o envenenar recursos fáunicos, forestales o hidrobiológicos.
  • Tener animales silvestres en calidad de mascotas.

Infracciones que afectan el aire:

  • Realizar quemas de cualquier clase, salvo las que de acuerdo con la normatividad ambiental estén autorizadas.
  • Emitir contaminantes a la atmósfera que afecten la convivencia.

Dado lo anterior, el Código de convivencia establece en el Artículo 97 que la Policía podrá imponer y ejecutar las medidas preventivas establecidas en la Ley 1333 de 2009 por los comportamientos señalados en el presente Título. Una vez haya impuesto dicha medida, la Policía deberá dar traslado de las actuaciones a la autoridad ambiental competente dentro de los cinco (5) días hábiles siguientes a la imposición de la misma, tal como lo ordena el Artículo 2 de la Ley ya mencionada. 

En AmbientalMente contamos con un equipo de profesionales altamente capacitados para asesorar a las organizaciones y garantizar que cumplan con la normatividad ambiental vigente, haciendo efectivos los requerimientos que estipulan las autoridades locales, regionales y nacionales.

Escrito por

Carolina Builes Cardona

Directora GAO
Ingeniera Ambiental – Máster en Auditoría, Calidad y Gestión Ambiental – Especialista en Derecho del Medio Ambiente